lunes, 14 de junio de 2010

La banda que no existía

Hace tiempo hubo una banda que no existía. Sus músicos derramaban chorros de sangre por los dedos y sus compases resonaban en el universo entero, pero no existían. Su canción empezó hace tiempo y aún no ha terminado. De su eco nacieron bocas y soles, penas y amores. Con la nostalgia de lo no vivido la escucho en el atardecer, en la lluvia de la mañana, en los ojos de mis hijos y siento como si la fuera a descifrar, pero cuando eso suceda ya no existiré. Tengo la certeza de que cantaré entre ellos.