miércoles, 19 de octubre de 2011

No lo entiendo

No lo entiendo,
Si no he matado a nadie.
¿De cuál de las lianas
Me he resbalado?
¿Dónde fallé?
¿Por qué caer de nuevo,
Si no he roto el vaso?
Ah, es el tiempo traicionero
Que desgasta los huesos.
Los vuelve frágiles y olvidadizos
Para que en el momento menos oportuno
Se fracturen.
Crujen al azotarse los cuerpos
Contra el hondo suelo,
Lo recuerdo.

No lo entiendo.
Respiro para encontrarme
Sorteando los pesares que asoman
A la vuelta del próximo suspiro.
No oculto nada,
Ni armas, ni tragedias,
Ando así, como me ves,
Desnudo, despeinado
Y arrastrando mi caos, sonriendo.
No lo entiendo, explícame.
No quisiera seguirte a una tumba seca
Sin antes entender.

martes, 18 de octubre de 2011

Imagina flotar

Imagina flotar
Envuelto en una sábana celeste
En armonioso silencio
Mesurando los bosques
Sincronizado con el latido terráqueo
Y de pronto el entorno explota
Salpicando de fango
La frase que no existía
Orgánicos retazos manchan
La herida cicatrizada
Y entre flores secas
Despiertas derretido
Mirando la exótica silueta
Desvanecida
De un error mudo
Vestido de payaso
Sangrando como cetáceo arponeado
Vertiendo nubes de lluvia de los poros
Conteniendo la mirada
Respirando ceros
No lo he visto huir
Pero un animal antiguo me ha golpeado
Se escabulló entre pestañas sonámbulas
Para maltratar los relojes
Ni el sol
Ni las nubes
Han impedido el flujo imparable
Sólo un minuto lo hizo
Un minuto rancio
Que detonó la explosión que yacía mitigada
Con paciencia mortuoria

jueves, 13 de octubre de 2011

La paloma negra

En la cornisa
Sobre las cabezas desteñidas y los trajes oscuros
Observa una paloma
Negra, como el vómito de las micros
Como la mente torcida
Del ciudadano psicópata que quema sus ojos
Otea descuidada
Con su ojo psicodélico
Hondo como un mar terrorífico
Infestado de náufragos y monstruos enfermos
Mírala
No pienses
No importa qué grites
Eres como ella
Y de tus alas cerradas jamás saldrán remolinos
Vuela en círculos
Sobre el fantasma de la justicia
Sobre la ruina de la democracia
Sobre los buitres represores obsoletos
Impávida
Y se va dejando la cagada
Al primer estruendo
Espantada

viernes, 7 de octubre de 2011

No existe arriba


No existe arriba
Las caras se disuelven
Articulando frases vagas
En el pecho de la madre insensible
Ciegas entre arena y restos de huesos viejos
Cantando al suelo al revés

El llanto y la sed
Son agua inexplorada
En un lago imperecedero
Que se evapora ante cualquier rabieta
Y fluye en insignificantes cosquilleos
Trascendentes en la piel

No existe arriba
Desde el borde de nada
Se apunta con los dedos sucios
A la negrura espesa en que bailamos
Mirando con el ojo bruto sin lágrimas
Sin comprender qué se ve

¿Qué es lo que esperas,
Hombre de libros sucios?
Que no te abrume la inmensidad
Ya que si miras arriba no existe
El punto de partida tatuado en los ojos
¿No ves? No existe arriba

Los siglos pasan
Y la mente se estanca
En un ejército y sus balas
En la estadía en los discursos muertos
En un templo y sus gárgolas santificadas
Y el universo avanza

Mirando al suelo
Con las manos cerradas
No se siente el viento que irradia
En silencio la madre indiferente
Que no espera a que aprendamos ninguna lección
Solo danza en silencio

Mírala danzar
Encallada en lo eterno
Busca sus ojos en la noche
Para que en el momento de la muerte
Tus átomos descansen en su vientre ignoto
Libres de las palabras

lunes, 3 de octubre de 2011

Creo haber pasado por aquí...

Creo haber pasado por aquí
Equilibrándome
Sobre el mismo vertiginoso meridiano
Aguantando el peso de la misma mirada
Con el mismo cristal roto en la mano
Esperando

Huyo entre las calles
De los colores
Me disfrazo de animal extinguido
Adaptado a entornos desaparecidos
Sujetando a una flor de plástico
Reflejo de la obra de Dios

No me es posible suprimir
El lenguaje tatuado en la honda célula
Nacido de torrentes de siglos
Porfiado, capaz de desviar la luz
Nunca se está a salvo
No me es posible hacer de invidente
Si entre lo poco que me queda está ver

El viento suena en las dunas
Soy ofidio de lengua bífida
Listo para oler las luces despedidas
Listo para envenenar mi silencio
Con los ojos oscuros e inmóviles
Piedra pensante

Sutil, como estrato descarriado
Barro el aire ondulante
Y dibujo siluetas errantes
Que avanzan hacia el final de intrascendentes momentos
Que se olvidan para siempre, fácilmente
Creeme

Es una expresión de naturaleza viva
De negación de la humanidad retorcida
De la consolidación de la evolución
Combinada con sangre y lágrimas modernas
Sangre y otros fluidos
Ángulo exacto
Sombra magnética
Huella del principio
Lápida en el sueño
Ladera volcánica
Tormenta momentánea
Frío forzado
Río sagrado
Reflejo del universo
Vestidura de Dios
Soy testigo de una parte del mundo
Dispuesto a no tocar nada