viernes, 27 de septiembre de 2013

La primera huevada que entra en mi cabeza

Esto es una cabeza decapitada
Que rueda por el brazo de la galaxia
O una roca desprendida
De la alta cumbre invisible
Alejada del suelo tan real
Esto es un nudo de palabras
Y un juego sin riesgo
En el cual cada pulmón
Descansa del aire enfermo
Suicidándose
Esto sale solo
Esto es como sangre brotando
Del suelo agrietado
Esto no es nada más
Que el choque de los planetas
Es un lamento silencioso
Y escondido
Como una alimaña maltratada
Es la palabra que me nace
Y que es abortada luego
De caer en el sistema
Es el reflejo
La fotografía
De la primera huevada
Que entra en mi cabeza

¡A su salud, fauna pensante!

domingo, 22 de septiembre de 2013

Portal a un nuevo mundo al revés

Veía el mundo al revés,
Adrede,
Y los fierros de los juegos,
Transformados luego en escopetas hechizas,
Se teñían de oxidado atardecer.
El ocaso aplastaba
La plaza desnutrida,
Plaza estéril y yerma,
Cementerio de pureza y niñez
Cerca del borde de los años,
Y los fierros de los juegos
Sostenían un portal a un nuevo mundo
Que se formaba en el cielo
De vez en cuando,
Cuando yo lo quería así.
En la vasta llanura rojiza
Se abrían nuevos parajes
Y yo
Colgando de la realidad,
Pensando en caer
Contra la física y la razón,
Lloraba el paso de las horas.
El color sin nombre derribaba el nuevo mundo
Y la realidad aplastaba más que el atardecer.
Pesan los años.
Desde entonces amo ese color.

Al final

Al borde del final
Se derrama la última gota
De sudor
Ojos enrollados
Caudal de conjuros
La pared se extiende
Hasta el horizonte
Y no estás allá
Llorando
El fin
De los tiempos

miércoles, 4 de septiembre de 2013

martes, 3 de septiembre de 2013

Es un rugido, señor

Es un rugido, señor
Lo que se derrumba en mi cabeza
Un rugido acompañado
De una seguidilla de cuchillos
Punzando a la velocidad del sonido
Los nódulos que me hacen divagar
Y divago
Divago al pulso sincronizado
De la simpleza
De un respirar
De un maldecir
De un escupir
De un viaje
Al centro denso y profundo
De lo incorrecto
Cada viaje
Se sostiene sobre las tensas cuerdas
Y los graves golpes
Del sentido y la razón
Peso grave que hace colapsar
Lo irreal, que existe más
¿Cómo llamarlo?