martes, 18 de marzo de 2014

Akinesia

Akinesia es un constante martilleo contra el tiempo. Es la voz que canta desde una grieta oscura para no morir en la tediosa batalla diaria o para suavizar su efecto negro en la sangre. Es un canto de agua para no secarse cuál insecto en la planicie desértica, que vestida de futuro, oxida los amaneceres, desplazándolos del sitial vital que antaño tuvieran. Es canto contra callar y olvidar lo que es, su nicho en la ciudad. Como un destello de lucidez entre la maraña de cables y los cristales trizados que se imponen ante los ojos, de los que hieren los pies al caminar, sacude los enmohecidos sueños de sus estantes pétreos y de la mano del viento va, por la ruta de la luna humeante. Le hace oídos sordos a la gravedad de la ciudad que le muerde los pies y la patea sin miedo, le grita a la cara y le muerde sus pezones grises, sufriendo su sed. De los bares áridos que esconde la noche es y en completa incomprensión abre sus venas, en silencio, en profundo silencio inmóvil, a la espera de que el viento que baja de Los Andes le indique donde debe estar: en el ritual urbano del caos, en la boca del que masca fuego.

Descarga el disco gratis:

Facebook

Video