martes, 29 de noviembre de 2011

Lunes

Se va secando lento
El alcohol en mi mente,
Doloroso tormento
Que tritura mi frente.

Me embiste la mañana
Densa, como mil soles,
Mi cerebro rebana
Y esparce en mil visiones

Trizadas, taladradas.
Marchando van insectos
De patas afiladas
Sobre mis restos muertos.

Cansado en la sonrisa,
En los ojos y en los pies.
Revivo a toda prisa
¿Podré aguantar el lunes?

Y avanzo a paso lento
Con rumbo a la rutina,
Aguanto el sufrimiento
Ahogado en la oficina.

No despierto en la ausencia,
Finjo estar dedicado,
Pero voy por inercia
Chocando en cualquier lado.

"No tomaré nunca más"
Repito como idiota,
Pero el mundo rebota
En mi mente y no hallo paz.

Me duele todo el lunes,
Hasta el martes a veces,
Pero el dolor se olvida
Si el viernes aparece.

martes, 15 de noviembre de 2011

En la alta atmósfera

La mirada se me vuelve tornados
Y me ausento de mi posición.
Me veo en la alta atmósfera
Cantándole a la física agresiva
Y a la biología moribunda.
Me arranca de este mundo
Una extraña convulsión,
Me aísla en cúmulos de preguntas
Y me silencia con un destello invisible.
Cada aspirante a ser humano
Encierra la misma arena
En la misma caja.
Me abstengo de concursar,
Pues no me importa el premio.
Todo se vuelve blanco.
Desde una nube tormentosa
Oteo despreocupado
La magistral decadencia de las personas que bailan
La vieja y conocida tonada póstuma
Que sonaba el día que nací.
No estoy aquí,
No soy de aquí,
Huyo con el primer rayo del alba
Con destino incierto, incoloro.
A la distancia todo parece despedirse,
Sólo en tus brazos me siento respirar,
Girando lentamente y cantando mi sueño oscuro,
Distante, desconocido, inconmensurable.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Quemé mi pie mientras volaba

Quemé mi pie mientras volaba
Hacia tu intensa frontera.
Fue un viaje colosal que partió bajo el agua,
Pasó por la rivera de los peces
La víspera del verano sideral.
¿Se supone que veríamos nuestra sombra en la luna?
Fue imposible, pero,
¡Volamos hacia el centro del universo!
Lo vi en tus ojos.

Estoy vencido por el sueño,
Pero me cobijo en tu recuerdo radiante.

Un par de acordes dan inicio a una gran canción

Fue de un derrumbe de donde me sacaron,
Sin parafernalia, sin polillas de cera,
Sólo una mano estrechando mi pecho
Limpiando el polvo con las plumas del Archaeopteryx.
Una estrella, doce, quince mil.
La caricia estelar derrite el acero oxidado
Y la luna me habla en su idioma.
Gracias, le dije, y se aburrió ligerito.
La noche será larga, pero la luna ilumina mi senda.
Un par de acordes dan inicio a una gran canción.

Explosión

El remedio no pasa por azotarse escondido tras el follaje callando secretos evidentes, más bien pasa por no retener la sangre podrida y no maldecir a un Dios que no existe.
Tapia la puerta y muere de sed, o sácate la piel y respira fuego purificador, quémate la traquea y vomita las bazofias pegadas con rabia líquida.
Una sombra eclipsa las escrituras olvidadas.
Una mirada de reojo por un nanosegundo dice más que las escrituras olvidadas.